EL EFECTO PIGMALIÓN.

EL VALOR DE LAS EXPECTATIVAS EN LA VIDA DE LOS NIÑOS


El Efecto Pigmalión es el fenómeno que describe el proceso mediante el cual las creencias y expectativas de los adultos con relación a sus hijos, se confirman en el tiempo.

 
Se llama así en honor a Pigmalión -Rey legendario de Chipre, sacerdote y escultor que enamorado de una estatua femenina de su creación, rogó a Afrodita (Diosa Griega) con fervorosas plegarias que le diera vida, quien accedió y materializo sus anhelos. Pigmaleòn se caso con ella y tuvo una hija llamada Pafo.
 
De manera que los padres, profesores y personas afectivamente relacionados insuflan o transfieren un tipo de vida, tan como el escultor de nuestra historia.
 
Estas expectativas son transmitidas mediante el lenguaje verbal y no verbal, e incluyen lo que tememos y lo que anhelamos.
 
Un gran porcentaje de mensajes son encubiertos, recepcionàndose el verdadero sentimiento, no lo que se dice verbalmente. Por ejemplo el mensaje audible puede ser: “Pórtate como hombre”, “Se más inteligente” o “Así no lograrás nada”, pero lo que se recibe es lo que en verdad se siente, esto puede ser lo contrario y entonces el verdadero mensaje dice: “no eres hombre, demuéstralo” “eres tonto” “fracasarás”. Es importante por lo tanto describir lo que realmente sentimos, así como observar nuestros sentimientos antes de expresarlos y hacernos cargo de lo que nos corresponde.
 
En conclusión, las familias guardan una suerte de creencias inconcientes benévolas o malévolas respecto al futuro que tendrá cada uno de sus hijos, el resultado eficaz de la suma de estas creencias (las cuales por lo general son totalmente inconcientes) son conocidas como el efecto Pigmaliòn. 
 
Investigaciones

•    Una de varias investigaciones sobre la que se soporta esa teoría, fue desarrollada en los Estados Unidos. Se trabajo con dos grupos de alumnos opuestamente preparados y dispuestos académicamente, con la diferencia que el maestro no conocería su condición y se le daría una información errada e invertida respecto al desenvolvimiento de sus pupilos.
Se les dijo a los maestros, que el primer grupo (los que eran aplicados) eran los peores alumnos del estado y en cuanto al segundo grupo (los que tenían un deficiente nivel académico), se les dijo lo contrario, es decir que esos alumnos gozaban de un nivel intelectual brillante.
 
Luego de un tiempo del dictado de clases, se observó que el grupo de los chicos brillantes decrecieron en sus calificaciones y aquellos de un nivel académico pobre, elevaron significativamente su calidad. De manera que “la creencia del profesor influyo sobre su interacción y el logro de las metas académicas por parte de los alumnos”
•    Otros estudios sobre el funcionamiento familiar revelan que existe desde antes de nacer una expectativa que ya pesa sobre el que esta por venir.
“Según esta visión, tanto el salvador, como la oveja negra y el santo ya construyeron un lugar y hasta una necesidad familiar de que existan, generando por lo tanto un contexto un terreno para su desenvolvimiento....”
 
A veces se es conciente de las expectativas; se es conciente que se ha procreado para no sentirse sola en la vejez, para mantener unida a la pareja, para darle a la vida un sentido, para sustituir a alguien que murió, para darle orden a la familia, etc. 
 
Punto aparte, en base a este criterio desarrollamos toda una estrategia que va desde el nombre que se le pondrá hasta el mito y la fantasía que se experimenta entorno a futuro niño. 
 
La creencia como factor protector 
 
La creencia es tan fuerte que puede invertir el destino de una persona, que aparentemente es mala o de carácter difícil, tan solo por la reiteración de mensajes inconscientes que se han depositado en él durante su infancia, y que señala como debe terminar su historia. Así tenemos la historia de santos y grandes personajes de vidas traviesas, enredadas, de caracteres difíciles pero cuyas madres estaban entregadas a la oración y a una constante visión positiva sobre ellos.
 
Afirmamos en este sentido, que las intenciones familiares, son capaces de proteger a un niño en contextos sociales de alto riesgo, ya que desde esta postura, la confianza protege, como una red energética y sobre todo es un factor protector frente al virus de la desdicha.
 
Y estas intenciones arraigadas en el amor, construyen realidades, como ejemplo evoco la maravillosa película de Roberto Benigni “La Vida es Bella”, donde aprendemos como es posible reconfigurar la realidad; el Padre modificó en su hijo la visión que tenia de los eventos (la guerra) transformando su vivencia en un acto de desafío, retos y juegos, con personajes que hacían el papel de malos, contribuyendo en salvar su vida carnal, pero sobre todo interior.
 
Alternativas
•    Hacer algún proceso de exploración (psicoterapia o técnica de desarrollo personal), que te permita explorar tus expectativas profundas respecto a tu hijo, a cada uno de ellos, así como tu propia visión de la vida.
•    Liberar tu mente de expectativas (empleando un método o disciplina interior que puedas verificar como eficaz).
•    Reformular la formas o consecuencias de tu mirada, cambiar forma de hablar con cada uno de ellos, de acercarte o alejarte, reconociendo las cualidades y dones únicos, particulares y especiales, abortando las imágenes fantasiosas de lo que nosotros pretendemos imponer o seducir a que se plasmen, .procuremos el respeto del niño como ser distinto con sus propios sueños y expansiones.
•    Que el niño sea acompañado en sus procesos evolutivos naturales con sistemas auto expresivos, como el arte, la música y distintas actividades auto-expresivas, desde enfoques preventivos (arteterapia, musicoterapia, etc.) que viabilicen reformulaciones, cambios perceptuales, desarrollando gradualmente el “hábito” de auto observarse.
•    Los métodos de la terapia familiar y las constelaciones familiares son métodos eficaces para evaluar, predecir e intervenir en el rol prefijado por la familia ante la llegada de un bebé, los condicionamientos negativos y en consecuencia señalar el terreno donde se está desarrollando o se desarrollará el pequeño. De manera que el cambio pueda asumirse y el destino modificarse.


Lic Iván Salas Dahlqvist
Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla