articulos

FOBIAS INFANTILES

Existen en los niños una variedad de fobias, es decir miedos persistentes e intensos que se presentan frente a nuevas situaciones o que en realidad reemplazan o suplantan a un conflicto más profundo (traumas).


Para que un miedo sea considerado como fobia, necesita evaluarse:
 
•    La intensidad o fuerza de los síntomas manifestados (vómitos, rabietas, insomnio, parálisis temporal del habla y distintos efectos psicosomáticos).
•    Su duración es prolongada.
•    A pesar de las explicaciones , el niño mantiene sus conductas evitatitvas.
•    Genera considerables dificultades en el desarrollo de sus actividades diarias .
•    No existe control voluntario del síntoma o síntomas.
•    Que su aparición se muestre, fuera del tiempo cronológico (véase tabla).


A continuación exponemos algunos de los miedos comunes:
(Afectan alrededor del 45 % de los niños, siendo a menudo transitorios)


Edades
Miedos
0 a 1 año Llanto ante estímulos desconocidos.
2 a 4 años Temor a los animales.
4 a 6 años Temor a la oscuridad a las catástrofes, y a los seres imaginarios (monstruos y fantasmas).
6 a 9 años Temor al daño físico o al ridículo por la ausencia de habilidades escolares y deportivas.
9 a 12 años Miedo a los incendios, accidentes, a contraer enfermedades graves. Aparece el temor a conflictos graves entre los padres o al mal rendimiento escolar.
12 a 18 años Temores relacionados con la autoestima personal (capacidad intelectual, aspecto físico, temor al fracaso) y con las relaciones sociales.

En general sea miedo o fobia, siempre hay de por medio un imaginario, es decir una interpretación del niño frente a la realidad o un enmascaramiento de un conflicto más profundo, siendo las estrategias distintas según sea el caso:
 
En casa:
•    Como prevención:

1.    Educar hacia la autonomía y observar los propios impulsos (de los padres) de sobreproteger al niño y alentándolo a asumir sus nuevos impulsos y situaciones.
Esto ayudará a que el niño desarrolle su capacidad de confrontar desafíos.
2.    Estimular una conveniente auto expresividad a través de la libertad y acompañamiento en juegos explorativos mediante el empleo de materiales moldeables como plastelina, crayolas, temperas, lápices de colores, contextos musicales para moverse en libertad, cantar, etc.
La auto expresividad ayuda a asimilar las emociones del miedo a situaciones diversas y ante aquellos recuerdo vividos como traumáticos.
3.    Actividades auto expresivas en el contexto de la familia; Por ejemplo se puede intencionalmente reunir metódicamente la familia a tratar temas de interés familiar o de simple comunicación donde cada uno expresa lo que siente (de acuerdo a su comprensión del tema o de cómo paso su semana, si la dinámica es compartir) manteniendo por supuesto la ley del respeto al orden y a los sentimientos.
El objeto de esta actividad es liberar y no congelar los reales propósitos de la conducta del miedo o la fobia o de cualquier emoción , y encontrar otro camino de soporte y comprensión. Además tiene una relevancia especial en la salud y coeficiente emocional de toda la familia y cada uno de sus miembros.


•    Cuando la fobia esta presente:

1.    Intentar observar si la fobia como conducta, es la real demanda del niño
2.    Entregar explicaciones claras que diferencien realidad de fantasía.
3.    Mantener un contacto que transmita seguridad (para que el niño pueda tolerar lo que siente y manejarlo).
4.    Conseguir cuentos (adecuados a su edad) donde los personajes atraviesan por dificultades semejantes e incluir formulas prácticas de cómo salir del miedo, (siendo más sutil cuando los niños son más grandes). Si la metáfora es obvia, no es importante dar explicaciones al respecto, ya que el inconsciente sabrá asociar y asimilar el mensaje.
5.    Puede además ir al especialista (psicoterapeuta infantil), para que oriente con más detalle y cuidado sobre las estrategias a seguir o para que interactué en consulta con el menor de ser necesario, en cuyo caso podrá:
a.    Identificar las implicancias ocultas de la fobia.
b.    Intervendrá sobre los síntomas externos (la conducta de evitar).
c.    Fortalecerá las cualidades de soporte y autonomía.
d.    Trabajará, frente a los hechos tomados como traumáticos, en el caso de ser la causa real de la conducta fóbica.


Lic. Iván Salas Dahlqvist
Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

 

EDUCANDO EL PODER EN LA INFANCIA:

 OMNIPOTENCIA INFANTIL Y CONDUCTAS SOCIALES


Controlar nuestro entorno, es el poder que nos permite triunfar o fracasar en la vida y vale decir, que su distorsión lleva a un abuso de ella; observable en modelos fascistas y abusivos, que no respetan a los demás seres humanos y a la naturaleza. Estos movimientos se han ocasionado en el individuo cuya infancia (en general) ha tenido ausencia de ciertos estímulos amorosos y educativos.


 Este poder o control del entorno se desarrollará, allí donde el bebé aprende cómo hacer para que su mamá corra a darle la leche, lo acaricie, cargue, bese o cambie de ropa, asimilando un juego de reglas implícitas sobre: conductas estratégicas- poder y logro (aprendiendo cuanto y en que forma gritar, berrear o sonreír para conseguir lo que desea)....y es de ésta relación con papá y mamá, que se activará un “modelo de relacionamiento”.
 
• El trauma del Nacimiento y Violencia Social:

 
Por su parte, médicos, analistas y terapeutas como: Leonard Orr, Eva Reich, Levolle y Otto Rank, están de acuerdo en un parto sin violencia, aplicando métodos como el parto bajo el agua y/o el respeto que se debería tener por el recién nacido, sin alejarlo abruptamente de la madre, empleando luz y climatizadores que tengan en cuenta la condición de bebé y no solo de los médicos etc. 
El trauma del nacimiento es la consecuencia de los cotidianos métodos deshumanizante empleados actualmente en muchos hospitales. Para E. Reich es una de las explicaciones de la condición irritable y violenta de los jóvenes en la sociedad. (Profundizaremos más al respecto en el siguiente artículo: Trauma del Nacimiento y Biología del amor).
 
• Omnipotencia Infantil y Educación:

 
De hecho el luchar, el berrear, es a veces necesaria e indispensable, sin embargo requieren una orientación inteligente.
Cuando esta fuerza consigue lo que quiere, a la hora, en el momento y en el lugar que sea (a menudo la madre se desesperará para complacer al pequeño o lo hará para que no se enfade), se convertirá en un poder ciego, que en la infancia se conoce como “Omnipotencia Infantil”, la que se caracteriza por berrinches llenos de rabia, con empujones y zapateos que demandan a gritos “La satisfacción inmediata de sus deseos”, sollozando al no obtener lo que quieren .
 
En los seres humanos esta pulsión de solicitudes y terquedad se espera que alcance su pico a los dos años de edad, descendiendo o regulándose al asimilar los patrones sociales (si es que se le brindan) para alcanzar lo que desea (con los medios aceptables aprendidos).
 
En conclusión, cuando el aprendizaje ha surgido efecto, la fuerza se orienta positivamente hacia la asertividad y la determinación.
 
Poder Personal y Responsabilidad:

 
Vivimos y nos nutrimos en la experiencia conjunta con los otros. El aprendizaje de estas realidades sociales, balancean y orientan el funcionamiento interno, posibilitando en un niño, su éxito social.
 
La realización del proceso de crecimiento psicológico en un niño se va a manifestar en la medida que el niño con su sensación de omnipotencia y egoísmo, reconoce a los demás como personas iguales, distintas y libres para obrar bien o mal, y TOMAN SU RESPONSABILIDAD, se da cuenta que los demás responden por sus actos y no están involucrados con él, que hay otros con necesidades más urgentes. (Ejemplos: cuando nace un nuevo hermano o cuando aprenden el valor de la sinceridad de los sentimientos como secreto en la armonía personal y de las relaciones con sus compañeros, etc).
 
Los niños desarrollarán su Poder Personal, en el proceso continuado de darse cuenta de lo que sucede en cada momento dentro y fuera de ellos, aprendiendo del encuentro con su propio sentir que se revela en presencia o ausencia del otro sea este un niño o adulto.
 
Poder Ciego y Antisocialidad:

 
Volviendo al tema, se advierte que el poder se transforma en egoísmo, cuando el ser humano no despierta al sentido de interdependencia con los otros.
 
De no intervenirse educativamente, humanamente será más complejo, construir la red nerviosa asociada a las conductas sociales que reemplazan a la fuerza ciega, pudiendo ensamblarse rasgos o estructuras antisociales, finalizando en la exclusión del grupo (expulsiones del colegio), desertando de la escuela (ya que se rehúsan a aceptar las reglas del maestro) o ingresando a centros de educación especializada. En condiciones más serias el menor requiere obligatoriamente una contención de seguridad (para que no dañe a otros) y no sufra las consecuencias legales de su conducta.
 
Alternativas en el manejo de la Omnipotencia Infantil:
 
Existen múltiples opciones del cómo manejar y reorientar los berrinches, de manera general:
•    Si Hablamos de un arrebato frente a las reglas correctas que el adulto estableció:
 
o    Contén al niño de su propia energía desorganizada tomándolo(a) con fuerza, hasta que se calme y pasar al diálogo (el diálogo reemplazará  gradualmente a las patadas y empujones. ¡ten paciencia!).
o    Hay personas exitosas e intensas y son requeridas en la sociedad. A pesar que la fuerza sea abrumadora, mira a los ojos a tu hijo(a) mientras lo contienes.
o    Orienta su fuerza e intensidad, uniendo tus palabras y la “consideración que tienes por él” como ser distinto a ti, invítalo a que mire la realidad.


•    Cuando es con otro niño (por ejemplo si el niño arremete y golpea a otro niño.
Sugerimos:
•    Brindarle la posibilidad que “mire al niño e invitarlo a que se percate de los gestos y del dolor expresado”. Esperar hasta que el niño reaccione emocionalmente (evitar los regaños, ¡ver las consecuencias es suficiente...!).
•    Si es que hay lenguaje: “Preguntar: ¿Qué sucedió antes y después?”, para que pueda hacer un análisis lógico y “equitativo de sus reacciones, de las causas y consecuencias, y si esta de acuerdo con lo que consiguió”. Buscar el propósito de su conducta (qué es lo que deseaba), (reitero: evitar el regaño).
•    Hacer un espacio para que se reivindique o reconcilie con su compañero (mostrándole de ser necesario la manera social de hacerlo, es decir con que palabras). Este punto es primordial.
•    Antes o luego del punto tres puede cerrarse el tema mostrando otras formas de conseguir lo que desea (Si es que se trata de un niño con lenguaje poco desarrollado, solo aplicar el pinto 1, 3 (con gestos) y 4 (otras maneras de conseguir lo que desea, solo con gestos).


Lic. Iván Salas Dahlqvist
Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

 

EL DUELO INFANTIL

Las situaciones de duelo en la infancia son parte de la estructuración psíquica del ser humano, digamos que el desarrollo, esta lleno de experiencias de ausencia, separación y frustración los cuales son parte imprescindible de la estructuración mencionada, por lo que los niños estarán normalmente familiarizados con estos procesos. Como ejemplos de duelo tenemos; la muerte de un padre, enfermedad grave de un progenitor, divorcio y separaciones.


Sin embargo nos ocupa el tema del duelo patológico, que es cuando ha habido pérdidas significativas a edades precoces, situaciones vitales estresantes (como el paso de tenencia a otro familiar) y/o antecedentes psiquiátricos de algún progenitor. Estos aspectos son de importancia, ya que pueden ser obstáculos en el desenvolvimiento del proceso natural del duelo.
 
Asimismo entendemos que es un proceso mental de separación y pérdida hasta la restauración del sujeto. Este tiene distintas etapas que a continuación desarrollamos y además señalamos algunas sugerencias de acompañamiento por parte del adulto:
 
1 Negación.- Puede preguntar (el niño) reiteradamente dónde esta, cuándo viene a pesar de la explicación brindada, también puede crear una fantasía (al no entender adecuadamente la definición de la muerte; por lo cual hay reiterar la explicación con claridad, empleando ejemplos de la vida natural, comúnmente en niños menores de 5 años). 
 
También puede ser útil describir al detalle; cuando uno muere ya no respira, no come, no se mueve, no duerme, para eliminar la fantasía del dormir o que en algun momento regresará
 
2. Desorganización.- Es bueno que los niños no se les aparte del dolor familiar, sin embargo se les puede proteger de ver escenas de desorganización extrema. Es buena idea que participe cuando ya ha pasado la etapa más difícil en el ámbito adulto, pudiendo participar (no obligadamente) en los rituales fúnebres e incluso ver el cadáver con las explicaciones mencionadas líneas arribas si es necesario. A veces los niños tienen (al no tener contacto con sus emociones concientemente), síntomas somáticos como falta de apetito, problemas de sueño, dificultades en la escuela y ello suele ser temporal, hasta que se asimile y culmine todo el proceso etc
 
3. Enojo.- Cuando el niño, tiene síntomas de enojo, se espera que lo supere, siempre y cuando lo conecte con los hechos reales de la perdida, en cuyo caso se le acompaña , escucha y se le refleja la verdad, a veces surge la pregunta “porque” y no es negativo mostrar que ni siquiera los adultos tenemos el control y conocimiento sobre las fuerzas de la naturaleza. 
 
En otro caso, puede mostrar conductas violentas fuera de contexto , sugiriéndose atención profesional ( si es que el adulto, no puede devolver a niño la posibilidad y libertad de sentirse molesto. A veces los niños no se permiten sentir muchas formas de expresar su dolor porque no están permitidas como norma de comunicación en la familia / donde no se llora )
 
4. Culpa.-
A veces surge en la mente de los niños la fantasia que de haberse portado mejor no hubiese muerto y una variedad de ideas que pueden ser eliminadas explicando los detalles de aquella condición que determinó la muerte y en este caso el lenguaje que usamos debe ser muy claro, debido a que si decimos que enfermo y luego murió, podría asociarse que todo el que enferma puede morir, se debiera decir frases como. estuvo gravemente enfermo.
 
La otra medicina es la humildad de reverenciar la vida con sus procesos respetándola, tomándola en un contexto más religioso, de manera que es la medicina contra la culpa, la cual supone que el tiene la suficiente fuerza como para intervenir y condicionar el destino por algo que hizo. A veces los niños rompen su contacto con la experiencia religiosa al sentirse defraudados, producto de no haber incorporado una comprensión sobre el proceso ciclico de la vida
 
5. Soledad.- El proceso previo a la sanación se ve por el sentir valoración profunda de aquello que antes estuvo allí, de manera que podemos dejar algo en el corazón, como valioso y este sello pasa por esta etapa de tomar el amor de esa persona y sus palabras, honrando su muerte por la fuerza con la que tomamos la vida, “Honro tu muerte con mi vida!¡tomo la vida!, son conceptos que se deben sugerir, cuando ha habido una muerte durante un nacimiento , en un accidente, etc. 
 
En ocasiones cuando no se supera una pérdida en etapa precoz, pueden aparecer síntomas de neuroticismo, conductas desadaptadas, tendencia a la depresión en la vida adulta, rumiación o personalidad suspicaz.
 
6. Alivio.- Es la etapa donde se estabiliza la mente y crea un vinculo armonioso con la realidad, contruyendo un modelo congruente.
 
7. Restablecimiento.- El niño puede ejercer las funciones académicas, familiares, sociales, etc, de manera conectada y recuperando en sí mismo la imagen de completitud que de antemano percibió debilitada.
 
En casos de suicidio y condiciones diversas son también recomendados la asistencia del profesional en salud mental correspondiente.
 
La identidad se construye en el eje de la comprensión de la realidad, la muerte es parte de ella y podemos facilitar el camino de elaboración del duelo, clave de su éxito si como adultos tomamos una perspectiva más frontal, inteligente y verdadera.
 
Lic Iván Salas Dahlqvist
Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

EFECTOS TERAPÉUTICOS DEL ABRAZO Y LA CARICIA DURANTE LA INFANCIA

A veces asociamos excesivamente la salud y el bienestar de los niños con su alimentación física. Sin embargo los estudios señalan, aquello que hemos intuido desde siempre; el poder de nuestro amor y su injerencia en el desarrollo 


Pues bien, resulta que nuestro contacto cumple una parte importante en la nutrición, tal cual la leche o el pan. Las caricias ayudan en las relaciones neuronales como en la tonicidad de los músculos, en la adquisición del idioma como en la conciencia de sì y obviamente en la construcción de la identidad, con impacto en el logro de las metas personales y la autoestima
 
No es poca cosa, el lugar que tiene el afecto, los besos, los apapachos en la vida de los hijos, o nietos o en la propia vida de adulto, ya que de por sì, los abrazos, besos y caricias son medicina para el alma, rehabilitadores existenciales por excelencia 
 
Bajo este presupuesto, presentamos una lista de apreciables consecuencias de las vitaminas A, B, C; sean estas Abrazo, Besos y Caricias, que podemos tener en cuenta a la hora de evaluar las prioridades nutricionales propias y de nuestros hijos. 
 
Los efectos del abrazo y caricias con amor son:
•    Regulación de peso y del proceso de crecimiento (recién nacidos y niños)
•    Mejora las condiciones para la adquisición del lenguaje (contribuye al desarrollo neurobiológico)
•    Aumento de las moléculas del placer: Endorfinas. Antídoto contra la fatiga escolar o depresión infantil.
•    Vinculado a estados emocionales armoniosos, genera una mejora general en el sistema inmunológico incluyendo en la calidad de hidratación de la piel
•    Ayuda en la primera etapa de la vida ; desarrollando una integración entre los afectos y la motricidad.( Ejemplo opuesto: aquellas personas que les es difícil manifestar y/o transmitir lo que sienten por acorazamiento muscular, dureza o congelamiento del cuerpo, las prohibiciones de afecto han quedado marcadas)
•    El abrazo desarrolla y ancla en la mente y el cuerpo la confianza
•    Estimula patrones de afectividad y vinculo, que refuerzan la identidad, esto es, el sentido del quién se es o sentido de pertenencia.
•    Aumenta el sentido de autoprotección, ingresado en primer lugar, a partir de experiencias previas de protección (abrazos protectores reiterados de parte de los adultos). En esta dirección, siembra las bases no verbales de la autovaloración (es el abrazo que dice , te valoro y respeto a tu particular y distinta forma de ser, hacer y estar en el mundo).
•    Un abrazo puede ser el puente de comunicación empàtica profunda, puede decir: “comprendo lo que sientes”,”eres lo que eres, no solo lo que haces”, de manera que en relación a los niños, es fuente de un reconocimiento, que al centrarse en lo bueno, fortalece su autoestima.
•    Si el abrazo es profundamente amoroso y tierno , puede hacer que las emociones de dolor o perdida , se alineen con el sentimiento de amor , transmutándose en sosiego y tranquilidad
•    Bajo una visión pura el contacto afectivo y entre ellos el abrazo, crea en el niño una visión integra y respetuosa de su cuerpo y su naturaleza placida. Creando las bases de una personalidad armoniosa
De todos modos el abrazante, como emisor del abrazo o toque amoroso, mientras más integrado y conectado con sus sentimientos está, mucho más claro será su mensaje y viceversa, mientras la visión del que recibe, es más profunda y sensitiva podrá rescatar lo substancial y sentir la conexión.
 
Finalmente, la base del contacto físico, debe respetar el feed back, es decir, el cómo se siente el otro. En ocasiones se invade el espacio del niño y se le lleva al abrazo, en los momentos en que básicamente el adulto lo necesita o se le ocurre.
 
Este feed back, evita que usemos al otro como materia de nuestros afectos, debilitando nuestra capacidad de sintonía y acercamiento.
 
Sugiero que te acerques tomando en cuenta las señales de tu hijo, de esta manera lo respetas y fortaleces en su identidad, pudiendo ganar todos los beneficios arriba mencionados.
 
Lic. Iván Salas Dahlqvist
Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla



 

JUEGOS DE VIDEO VIOLENTOS

Desde que se comenzaron a vender en la década de los años setenta, los video-juegos para televisor o computadora, se han convertido progresivamente en una distracción de utilización frecuente en la infancia, aunque muchos padres no han determinado con exactitud cuanto peligro hay en ellos.

En nuestra comunidad niños desde los 5 años, cuyo sistema emocional esta en formación asisten a algunas Cabinas de Internet o juegan en su hogar, juegos de video mentalmente peligrosos.
 
Existe una falta de información sobre los efectos a mediano y largo plazo del empleo de estos “inofensivos” juego. Una de las cosas más importantes es que los niños desarrollan su visión del mundo, de la vida, del como socializar, reaccionar ante los demás, etc. hasta la edad de los 8 años, afirmándose hasta la adolescencia.
 
Así que tenemos a un niño, de 5 años cuyo cerebro y sistema nervioso no ha culminado su desarrollo y esta jugando con un fusil e intentando derribar a tiros a otros y viéndolos ensangrentados, son invitados a proseguir en el enfrentamiento.
 
¡Niños de 5 años tomàndo un fusil!, Las neurociencias nos dice que el visualizar una acciòn, es químicamente correspondiente a hacerlo, con la excepción que no se activan los centros motores o de movimiento, eso significa que tu hija esta matando, esta dañando, aunque su cuerpo este aún sentado y pagas por ello.
 
Consecuencias
1.    Son estimulados a resolver los problemas mediante la violencia, ya que la ejercitan en cada juego. No existe muertes virtuales, para quien forma su manera de pensar (como los niños menores de 8 años). El juego es parte de la matriz de su carácter.
2.    Alimentan maneras de relacionarse y resolver los problemas.
3.    Puede crear rasgos de ansiedad por sobre estimulaciòn .Se hace más evidente en los problemas de aprendizaje, cuando pre-existen (disfunciones orgánicas y/o psico-emocionales).
4.    Si no se ha recibido pautas de autocontrol de conductas entre los 2 y 4 años, las pautas de juego sangriento en el juego, podría generar mayores condiciones para conductas antisociales como: violencia ante los animales, insensibilidad ante el dolor de compañeros, robo, ruptura de objetos,etc.
5.    Coadyuva a un modelo de poder donde hay victimas y poderosos, mal interpretando desde esa postura los hechos y palabras de su entorno: como las reglas y órdenes de los padres hacia ellos (los hijos).
6.    Son parte de las nuevas adicciones a las maquinas, categorizadas en los manuales de psiquiatría . Esto ya es una realidad ; “adictions machines”.
7.    Algunos de estos síntomas se presentan ante la ausencia del juego: sudor en las manos, ansiedad, angustia, explosiones de agresividad, problemas de sueño, dolores de cabeza , percatarse de la adicción no implica que la persona(niño) puede detenerse, necesita ayuda profesional.
Lo invito a verificar sus efectos, “juegue usted por algunas horas, tómelo en serio”.
 
Observe que efectos y modelos de reacción cultivan en usted, ¡hágalo y verifique!”
 
Causa Principal
 
La causa es comúnmente, que los juegos reemplazan al contacto afectivo, victima de agresión, timidez, la falta de confianza, incapacidad para optar por otros juegos, soledad. 
 

Antes de impedir que su hijo vuelva a jugar verifique que es lo que falta o ante que esta realmente luchando, o acaso es simple acompañamiento de sus amigos. Esta usted implicado en la educación, en su rol, tiene poder sus palabras sobre su hijo?
 
Consejos
•    Interésese activamente en las actividades de su hijo después de clases. Haga un esfuerzo para compartir por lo menos 20 minutos diarios con él y que ese tiempo sea lo más agradable y educativo posible.
•    Trate que pase su tiempo libre en actividades constructivas que promuevan la cultura, socialización, educación y diversión como; practique algún deporte como disciplina, teatro infantil, grupos Boys Scout, acuarelas, caricaturas, etc.
•    Seleccionar los juegos de video apropiados tanto en contenido como en el nivel de desarrollo.
•    Jugar los juegos de video con sus hijos, para experimentar el contenido del juego.
•    Establecer reglas claras acerca del contenido de los juegos y del tiempo que pueden dedicarle a jugarlos, ya sea dentro o fuera del hogar.
•    Advertirles claramente a los niños sobre el potencial de peligro de los contactos y relaciones en la Internet, mientras están jugando juegos en línea o acceden al Messenger.
•    Hablando con otros padres (amigos de sus hijos, haciendo un frente común) acerca de las reglas y permisos sobre los juegos de video o la ruptura con el grupo en busca de otro màs nutritivo. Por ejemplo; club o escuela, deportiva, teatral o artística elegida. Ayudándole a conformar aquellas otras inteligencias de las cuales depende el éxito y su carisma en la vida social con sus compañeros. VEA QUE NECESITA.
•    Si su hijo frecuenta estos centros, descienda lentamente las horas de permiso y finalmente sustitúyalas por otras actividades, responsabilidades o disciplinas que el primero conozca y luego pueda disfrutar, promoviéndolas y reforzándolas en las nuevas tareas o estilos de diversión tomada, de lo contrario visite un profesional en psicoterapia para ser apoyado.


Lic. Iván Salas Dahlqvist
Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla