EL ARTE Y SU VALOR TERAPEUTICO

El arte como acto curativo es de un valor incalculable. Es el camino regio para el trabajo infantil, ya que facilita un camino desde las emociones hacia el entendimiento de las mismas, el cual es un objetivo en sí  mismo, cuando el arte es usado como medio terapéutico.


A diferencia de los adultos, en los menores, las cualidades del lenguaje y el pensamiento abstracto no están desarrollados del todo, motivo por el cual se sugiere que aquellos acontecimientos no comprendidos y que han dejado una huella emocional, sean inicialmente simbolizados a través de actividades artísticas y posteriormente organizados (con la ayuda del especialista) alrededor de ideas claras que permitan al niño, apreciar la realidad y ordenarla internamente. Por ejemplo; En caso de duelos, dependiendo de la edad, los niños menores pueden aprender a reconocer esta realidad y mirarla desde una perspectiva saludable, facilitando el paso por las etapas implicadas (del duelo).
 
El arte terapéutico reconoce como relevante, el proceso creativo y expresivo, más que la construcciòn de la estètica o una meta definida. El proceso es la meta. En este camino de simbolización del dolor, se forma un puente con la consciencia, a través del cual se construye una nueva percepción.
 
Los canales de desarrollo que emplea esta disciplina son tantos como las modalidades de expresión: Danza, pintura, música, drama, dibujo, etc.
 
Por otro lado, es empleado por los familiares de personas con enfermedades graves.
 
En consecuencia, el arte (empleado en un contexto psicoterapéutico) asegura ser un poderoso instrumento de cambio perceptual o en otro contexto, puede funcionar como proceso armonizador y regulador emocional (no siempre logrando integrar la cognición, es decir lograr un darse cuenta claro y contundente que contribuya a un alivio estable, producto de una visión clara que la cimienta).
 
A continuación, algunas situaciones traumàticas, situaciones difíciles y propósitos de estimulación de los potenciales humanos en los que el arte es usado con fines terapéuticos y educativos:
•    Empleado en personas que han sufrido abusos.
•    Los ancianos y los niños con discapacidades.
•    Problemas de comunicación.
•    Problemas de relación o que viven situaciones familiares conflictivas.
•    Problemas emocionales en general.
•    Desarrollar habilidades sociales.
•    Reducir la ansiedad y depresión.
•    Ayuda a orientarse hacia la realidad.
•    Trabajar la inteligencia emocional.
•    Romper patrones de pensamiento rígidos y circulares.
•    En caso de duelos, (para acompañarlos) o duelo patológico.

Lic. Iván Salas Dahlqvist
Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla